Internacionales

Un refugiado sirio lleva 6 semanas atrapado en el aeropuerto de Estambul

ESTAMBUL.- Una sala de aeropuerto sin ningún futuro a la vista es desde hace ya seis semanas el espacio vital de Mohamed Ajlani Younes, un sirio de origen palestino que ha quedado atrapado en la burocracia de los procedimientos para refugiados.

Younes llegó el 26 de mayo al aeropuerto de Estambul en un vuelo desde Beirut y solicitó asilo, pero su petición fue rechazada, según explicó a Efe en una conversación telefónica.

“Volaba a Estambul para pedir asilo en Turquía. Pero como viajaba con un pasaporte iraquí falso, no me dejaron entrar”, dijo Younes desde la sala del aeródromo en la que vive ahora.

Tampoco puede volver al Líbano: “Las autoridades turcas ya lo intentaron, me pusieron en un vuelo a Beirut, pero allí se niegan a aceptarme. Ahora estoy atrapado aquí, sin solución. Me iría a cualquier país, pero no puedo salir de aquí”, lamenta el joven.

Se mantiene vivo gracias a los funcionarios del aeropuerto. “Me dan de comer bocadillos de queso, no hay otra cosa. Para dormir hay un par de sofás”, resume el refugiado sus condiciones de vida.

Amnistía Internacional (AI), que ha dado a conocer el caso de Younes, señala que la situación puede afectarle la salud y pide a Turquía que le permita la entrada, ya que un retorno a Líbano podría también suponer un riesgo para él.

Palestino de 27 años, Younes vivía hasta el estallido de la guerra civil siria en el campamento de refugiados palestinos de Yarmuk y en 2012 huyó con su familia a Líbano, donde empezó a trabajar como técnico de aire acondicionado.

Pero ante el deterioro de la situación para los refugiados en Líbano y la presión de las autoridades para empujarlos a retornar a Siria, decidió intentar conseguir asilo en Turquía.

La abogada de Younes, Duygu Inegöllü, explicó hoy a Efe por teléfono que Turquía reconoce a los sirios el derecho a “protección temporal”, pero solo si vienen directamente desde Siria, no cuando viajan a través de un tercer país, como es el caso de Younes.

Pero precisamente por ser sirio y teóricamente tener derecho a esa protección temporal de la que disfrutan más de tres millones de sirios en Turquía, las autoridades de inmigración turcas se niegan a procesar una solicitud de asilo formal de Younes.

“Estamos ahora en un vacío legal”, se lamenta Inegöllü.

“No puede pedir asilo internacional, ni tampoco acogerse a la protección temporal para sirios, y no hay una decisión formal al respecto que se pueda recurrir, solo un memorándum interno para los funcionarios del aeropuerto”, añade.

Respecto a la negativa de Beirut de acoger a Younes de nuevo, la letrada señala que es una práctica difundida: tampoco Turquía acepta el retorno de refugiados una vez que hayan abandonado el país voluntariamente.

Efe ha intentado recabar la versión de las autoridades turcas al respecto pero desde la dirección de Inmigración de Estambul han señalado que no comentan casos individuales.

La situación de Younes no es algo excepcional: Inegöllü ha representado a muchos refugiados de otros países que llegan al aeropuerto de Estambul y se ven obligados a pasar días o semanas allí.

En estos casos se procesa una solicitud de asilo internacional, habitualmente denegada en primera instancia mediante una decisión oficial que la abogada puede recurrir ante los tribunales, con un posible desenlace positivo.

En un caso, recuerda Inegöllü, consiguió que a un refugiado de otro país se le permitiera la entrada después de nueves meses viviendo en el aeropuerto.

Pero el caso de Younes, por ser sirio, se presenta más difícil, “porque no hay procedimiento que se pueda seguir ni instancia ante la que recurrir”.

Desde el aeropuerto, Younes tampoco puede viajar a ningún otro país, tanto por carecer de papeles como por el hecho de que sería devuelto por llegar desde un “tercer país seguro”, como es Turquía.

Pero en realidad el joven no se halla en Turquía, ni en Líbano, ni en ninguna parte, sino en un área extraterritorial, una especie de tierra de nadie internacional, sin leyes y sin futuro.

“Todo el mundo tiene derecho a protección; es un derecho internacional más allá de leyes o códigos concretos, y Turquía debería reconocerlo”, protesta la abogada.

“Yo me iría a cualquier país, el que sea, España o cualquier otro; hago un llamamiento para que algún país me acoja”, termina Younes la llamada desde el aeropuerto.

FUENTE: https://noticiassin.com

Administrador

admin@enews360.com

Somos un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo.

Sígueme: