Deportes

Trout se sobrepuso a lesión para adjudicarse el Más Valioso; Bellinger lo gana en la Nacional

El premio más importante individual de la temporada 2019 del béisbol profesional de las Grandes Ligas, el del Jugador Más Valioso (MVP), se quedó por completo en la ciudad de Los Angeles después que Mike Trout y Cody Bellinger fueron los respectivos ganadores.

Trout jamás había considerado tan difícil llegar al parque o preparar su mente y cuerpo para desempeñarse en el nivel al que están acostumbrados los fanáticos del deporte de la pelota, pero al final lo ha conseguido mejor que nadie dentro de la Liga Americana.

Trout se sobrepuso a una lesión y a una tragedia para ganar por tercera vez el MVP de la Liga Americana como líder de los Angelinos de los Angeles. Había obtenido también el reconocimiento en 2014 y 2016.

“Este año fue probablemente el más difícil”, reconoció Trout, que se recupera de una lesión que lo apartó de la competición regular.

La figura de los Angelinos reunió 17 de 30 votos al primer lugar por parte de la Asociación Norteamericana de Cronistas de Béisbol.

Los resultados se anunciaron el jueves por la noche. El tercera base de los Astros de Houston, Alex Bregman, fue segundo, con 13 votos al primer lugar.

Entre ambos, acapararon todos los votos a primero y segundo puesto.

Los equipos de Los Ángeles arrasaron con los dos premios después de que Bellinger, el toletero de los Dodgers, de la Liga Nacional se llevase también el premio.

Belliger superó al jardinero Christian Yelich de los Cerveceros de Milwaukee, quien el año pasado había sido el ganador. Recibió 19 de 30 votos a primer puesto.

Yelich, de los Cerveceros de Milwaukee, obtuvo 10 votos en el sitio de honor, mientras que el tercera base hispano Anthony Rendón, de los Nacionales de Washington, recibió uno y terminó en el tercer puesto.

Trout vio cortada su temporada en septiembre, por una cirugía en un pie. El jardinero disputó apenas 134 partidos, pero impuso la mejor marca de su carrera, con 45 cuadrangulares.

Bateó para .291, lideró las Grandes Ligas con un promedio de embasado de .438 y produjo 104 carreras. Ello fue más que suficiente para evitar que se ubicara otra vez en el segundo puesto de la votación, tras haber empatado con el récord de las mayores, al terminar segundo cuatro veces.

El pelotero de 28 años brilló incluso después del 1 de julio, cuando falleció su compañero y amigo cercano, el abridor Tyler Skaggs, mientras se encontraba con el equipo en Texas.

Con el número 45 de Skaggs en el primer juego del club después de la tragedia, Trout pegó un cuadrangular de 454 pies (139 metros).

En ese encuentro, los lanzadores de los Angelinos lograron un juego sin hit de forma combinada.

“Fue extremadamente difícil, en lo mental y en lo emocional el que siguiéramos jugando al final del año”, reveló Trout. “Pero al final mostramos nuestra clase de profesionales y siempre en memoria de nuestro gran compañero.

Skaggs fue hallado sin vida dentro de su habitación de hotel, antes del comienzo de una serie frente a los Vigilantes en Arlington (Texas).

La oficina forense del condado de Tarrant informó de que el jugador de 27 años se ahogó en su propio vómito tras consumir una mezcla tóxica de alcohol y los analgésicos fentanilo y oxicodona.

Las Grandes Ligas cooperan con la investigación federal después de que Eric Kay, un joven de 24 años que trabajaba con el departamento de relaciones públicas del club, dijo a la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA) que había entregado opioides a Skaggs y los consumió junto al pitcher durante años, de acuerdo con un reporte de la cadena ESPN.

Al obtener por tercera vez el premio al MVP, Trout se une a un exclusivo club conformado por 10 jugadores: Barry Bonds, Yogi Berra, Roy Campanella, Joe DiMaggio, Jimmie Foxx, Mickey Mantle, Stan Musial, los dominicanos Albert Pujols y Alex Rodríguez junto a Mike Schmidt. Bonds es el único jugador con más de tres trofeos, al totalizar siete.

Trout jugó a pesar de ese dolor y del problema en el pie, que lo aquejó durante alrededor de un mes, antes de optar por la intervención quirúrgica.

“¡Qué emotivos fueron los últimos meses!”, expresó. “Nunca me imaginé que pudiese vivir esas situaciones tan extremas”.

A sus 24 años, Bellinger aportó su swing relajado como zurdo para conseguir 47 jonrones, con un promedio de .305, 115 producidas y un OPS de 1.035.

Fue el pelotero más destacado del equipo con la mejor marca de la Nacional en la campaña regular y el equipo ganó 106 partidos.

Es el décimo pelotero diferente de los Dodgers que ha ganado un premio de MVP. El último que había conseguido la distinción era el lanzador zurdo Clayton Kershaw en 2014.

Bellinger lloró al saber que se le había escogido. Se emocionó particularmente después de abrazar a su padre Clay, quien fue pelotero de las mayores.

“Es lo que soñaste, hombre”, le dijo el galardonado a su padre.

Bellinger ganó el guante de oro en el jardín derecho, pero jugó también en el central y en la primera base. El último pelotero de posición de los Dodgers en ser elegido MVP era Kirg Gibson en 1988.

Desde mediados de la campaña, estaba claro que Bellinger y Yelich eran los favoritos para el premio en la Nacional.

Yelich tuvo mejores números de bateo, incluido un promedio de .329, el más destacado de la liga, y un OPS de 1.100, que nadie igualó en las mayores, pero su campaña terminó prematuramente en septiembre, cuando se fracturó la rótula derecha con una pelota bateada de foul.

“En cierto modo me di cuenta de que, una vez que me lesioné, esto terminaría, pero supongo que uno nunca sabe hasta el final… Me imaginé que todo esto del MVP se había escapado por la ventaja”, expresó Yelich a comentar sobre la pérdida del premio.

FUENTE: http://z101digital.com

Administrador

admin@enews360.com

Somos un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo.

Sígueme: