Opinión

¡Bolivianos, cuelguen al indio ese! (Primera parte)

Preliminar 1

El título de esta entrega es un plagio del encabezado de un magistral artículo que publicó en las redes sociales mi amigo Rafael De Los Santos, por lo tanto, a él, como reconocimiento a su labor le dedico este ensayo, que va en la misma línea de su criterio político con respecto al derrocamiento de Evo.

 

Preliminar II

En las redes sociales, últimamente ha salido a relucir la información de que nuestro idioma tiene cerca de trescientas mil palabras, de las cuales, en el Quijote, Cervantes usó 22,939 diferentes.  Esa misma nota da cuenta, que en una conversación entre dos profesionales se usan no más de 3,200 palabras, que una canción de reggaetón tiene en promedio 30 palabras y que la mayoría de los jóvenes dominicanos de la actual generación se comunican con 300 palabras, con la agravante, que de estas, 78 son groserías y 37 emoticones. Al final, esta información la rematan preguntando: ¿se puede imaginar el nivel de comprensión de lectura y pensamiento crítico de quienes poseen tan pobre dominio de nuestra lengua?

 

1 – En este escenario, las estadísticas dominicanas sobre el nivel de ciencias, matemáticas y lectura nos ubican entre los peores. De cada cien dominicanos, ochenta no saben interpretar lo que leen, por ende, no pueden identificar las relaciones entre causa y efecto, ni contrastar informaciones, no pueden distinguir entre hechos y opiniones, no pueden interpretar ni comprender el lenguaje figurado, no pueden sacar conclusiones ni deducciones, por lo que, científicamente no pueden asumir una posición crítica y reflexiva frente a lo que se lee y frente a la realidad, eso sí, en su ignorancia agravada, porque tampoco leen, (al dominicano en su mayoría no le gusta leer), no obstante a esas remoras, se creen con la capacidad para opinar sobre cualquier tema por complejo que sea.  Hecha esta aclaración, a seguidas iniciamos el trabajo de hoy.

 

2 – El preliminar anterior es para explicar las razones de las tantas opiniones erradas que se han externado en torno al golpe de Estado que contra el presidente de Bolivia (Evo Morales) se ha llevado a cabo en días recientes.  Da pena y vergüenza las opiniones vertidas de muchos dominicanos al pie de cualquier artículo que dé información sobre ese derrocamiento.  Y dan pena y vergüenza, porque esas opiniones vienen a ratificar las estadísticas previamente señaladas, que dan cuenta del grado de atraso de una mayoría significativa de nuestro pueblo, específicamente en materia política, cuya comprensión demanda amplios conocimientos de historia y economía en sus diferentes ramas, como también de muchas lecturas de otras ramas del saber, como la sociología.

13 – Con Evo, la economía de Bolivia ha repuntado hasta llegar a ser la más dinámica del continente en la última década. El país goza de plena confianza de los inversionistas extranjeros. Su potencial energético es de 60 TCF (billones de pies cúbicos) de gas natural.  En el mundo se calcula que existen 30 millones de toneladas de litio, de las cuales, 21 yacen en el Salar de Uyni. El litio es uno de los más codiciados minerales estratégicos, del cual depende el futuro desarrollo de la tecnología en este siglo XXI. Los carros eléctricos funcionan con baterías de litio.  También Bolivia tiene uranio de alta ley, cuyas reservas son de 74.000 millones de toneladas. A esas riquezas se agregan grandes reservas de plata, oro, cobre, potasio, que actualmente son protegidos por el Estado Plurinacional creado por Evo Morales, quien además ha nacionalizado el gas y el petróleo de Bolivia, también ha preservado el litio del saqueo.  Con estas medidas nacionalistas, es donde verdaderamente comienzan los problemas de Evo con los imperios, no con los asuntos relacionados con la reelección como algunos ingenuos sostienen.

El desarrollo final de este ensayo, con Dios delante será la próxima semana.

miguelespaillatxx@gmail.com

JPM

FUENTE: https://almomento.net

Administrador

admin@enews360.com

Somos un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo.

Sígueme: