Opinión

Adaptemos RD a la Cuarta Revolución Industrial

 

Casi un año después de iniciar su gobierno, 7 años atrás, el presidente Danilo Medina Sánchez, en el marco del Foro de Seguimiento al 2do. Congreso Industrial, expresó:

 

“Nuestro compromiso es seguir trabajando junto a ustedes haciendo avanzar este gran proyecto colectivo que es la República Dominicana.

 

“Nuestra responsabilidad es seguir fortaleciendo el mercado interno, mejorando la competitividad y haciendo más eficientes las estructuras del Estado.

 

“Trabajaremos también para mantener la estabilidad macroeconómica, desarrollar la infraestructura y continuar sin desmayo mejorando el sector eléctrico.

 

“Agilizaremos y simplificaremos la permisología. Para así reducir los costos, fortalecer la seguridad pública y jurídica y mejorar los procedimientos.

 

“Además, seguiremos trabajando para hacer más asequible el financiamiento y fomentar y facilitar, así, la inversión.

 

“Y por supuesto, por importante que sea la creación de mercado interno, no vamos a descuidar el tema de las exportaciones.

 

Sabemos lo esencial que es tener una proyección exterior para el fomento de la competitividad y para la adquisición de divisas, entre otras cosas. Por eso vamos a darles todo nuestro apoyo.”

 

Las palabras externadas por el presidente de la República significaron un reconocimiento de la relevancia del sector industrial para el país y una muestra de compromiso frente al diálogo constructivo para enfrentar los grandes retos del porvenir. Esto abrió las puertas a un trabajo permanente y en conjunto con las instituciones del gobierno, que en unos casos ha arrojado frutos y que en otros todavía se encuentran pendientes y las continuamos trabajando.

 

Como hemos dicho en varias ocasiones, reconocemos en nuestras autoridades su disposición al diálogo y su valoración del aporte del empresariado. Sabemos que nuestro rol no es de diseñar políticas públicas, ese es el rol de las autoridades. Nuestro rol consiste en tomar desde las empresas ideas y hacer propuestas para ponerlas a disposición de quienes deben diseñarlas. Nuestras ideas y preocupaciones sólo tienden a buscar el mejor interés para nuestra Nación.  Estamos convencidos de que la actividad industrial y agroindustrial no solo es la que genera mayores fuentes de trabajo de calidad, sino la que produce lo nuestro, lo HechoenRD, que ahorra y genera divisas gracias a la producción de bienes y a las exportaciones y contribuye a través de sus impuestos a que el Estado pueda brindar los servicios públicos que requiere nuestra sociedad.

 

Somos una voz, la voz de los industriales que pide ser tomada en cuenta por todos aquellos presentes en las lides políticas del presente.

 

PROCESOS ELECTORALES

 

Señoras y señores,

 

Nos encontramos a pocos meses de la celebración de procesos electorales, de los cuales resultará un nuevo gobierno, un nuevo congreso, nuevas autoridades municipales; estamentos del Estado que resultan fundamentales para el desarrollo productivo nacional.

 

Surgirá un nuevo Presidente de la Republica que encabezará el gobierno con el que deberemos trabajar de la mano para hacer avanzar nuestra Nación. En el marco del evento que hoy celebramos, habíamos previsto contar con la participación de los candidatos a la presidencia que a la fecha gozaren de más de un 15% de preferencias del electorado en tres importantes y reconocidas encuestas nacionales.

 

Sin embargo, recientes piezas legislativas han marcado un cambio en el proceso eleccionario y han establecido un nuevo calendario para la formalización de las candidaturas de manera que al día de hoy no estarían debidamente inscritas las de los aspirantes presidenciales de todos los partidos políticos. Hemos decidido, pues, que el momento más idóneo para escuchar y ponderar las propuestas de los candidatos a la Presidencia en torno al sector industrial, será en el marco del 3er. Congreso de la Industria que efectuaremos a finales del mes de marzo del 2020 y en el que  aspiramos consensuar las propuestas de políticas que guiarán nuestro sector por el rumbo de la 4ta. Revolución Industrial. 

 

Lograr los objetivos de la política industrial siempre es importante, pero nunca podríamos lograrlos sin una agenda común entre el sector público, sin una visión en conjunto, sin diálogo y sin alianzas. Por ello, la visión de hombres y mujeres que procuran asumir el primer cargo ejecutivo de la Nación es indispensable para el desarrollo productivo.

 

Creemos firmemente que la apuesta por el desarrollo de República Dominicana nunca podrá resolverse con una única receta. Se trata de un conjunto de acciones que van direccionadas a alcanzar un objetivo común por parte de todos los actores involucrados y que requieren de compromiso, perseverancia y continuidad en su ejecutoria. Se trata de que nos enfoquemos en los problemas fundamentales del país y en una visión de desarrollo, no en discusiones derivadas de coyunturas políticas, que nos alejan de la dirección hacia las metas y que, más bien, contribuyen a crear un ambiente de incertidumbre. 

 

Es una tarea que nos compete a todos. Los industriales somos partícipes de una cultura de diálogo entre todos los sectores de nuestra sociedad. Tratamos de llegar a acuerdos, aunque no siempre sean satisfactorios para todos, pues soñamos con hacer de República Dominicana un país con mayores oportunidades, un país mejor. Un país del que podamos sentirnos orgullosos, levantando en alto nuestra bandera y escudo, lo que somos, lo que  producimos y que podamos confiar en un futuro de bienestar para nuestro presente y para nuestros hijos.

 

CUARTA REVOLUCION INDUSTRIAL

 

La 4ta. Revolución Industrial nos presenta grandes desafíos, pero si sabemos distinguir nuestras verdaderas capacidades y si aprovechamos el uso de las tecnologías, tenemos grandes oportunidades para potencializar sectores económicos que nos diferencien frente al mundo.

 

Una forma de impulsar esta transformación, por parte del Gobierno, es a través de una estrategia integral que se enfoque en alinear varias políticas en pro de un mismo resultado. Dirigir las políticas de educación y de innovación con el fin de contar con el talento humano preparado para enfrentar los retos que trae la industria 4.0; diseñar una política ambiental que apoye el desarrollo de forma sostenible, establecer una política de comercio e industria que nos permita aprovechar los mecanismos de integración regional y de comercio vigentes; así como propiciar una infraestructura física idónea en materia de energía, comunicación vial y conectividad digital, al nivel de los países desarrollados.

 

Desde el sector privado debe existir una clara visión y deseo de movilizarse hacia los sectores económicos sobre los cuales haya una ventaja competitiva con relación al mundo, y un interés por aprender, modificar y crear las herramientas que nos permitirán incursionar y competir a nivel internacional en determinadas industrias. Es el camino para lograr un desarrollo económico duradero, pasando a ser actores activos en la industria 4.0, y dejando de ser solo receptores de los países industrializados.

 

¡Se requiere, pues, la convergencia de miradas muy distintas!

 

La gran variedad de políticas públicas promovidas desde el gobierno, dependientes de las visiones de los partidos políticos que mantienen el liderazgo de turno, sumado a un sector privado que avanza o se contrae dependiendo de las coyunturas, hacen difícil que el país cuente con una verdadera apuesta de desarrollo industrial a largo plazo. Sin embargo, debemos empezar por algún camino. Un camino que deberán vislumbrar más allá todos aquellos que procuren ostentar cargos de dirección en el próximo cuatrienio, uno que nos guíe hacia la próxima generación.

 

Debemos hablar seriamente de los grandes desafíos que se nos presentan, los cuales nos podrían pasar factura antes de lo esperado. Hoy, más que nunca, debemos estar conscientes de que de nuestras actuaciones presentes, dependerá el desarrollo del mañana.

 

Resaltamos la importancia de cambiar el modelo educativo, ya que el actual se torna obsoletosi queremos alcanzar la 4ta. Revolución Industrial. Nos guste o no, vamos a tener que cambiar algunos conceptos y eso, evidentemente, va a ser muy complejo. Esta revolución tecnológica sin precedentes hace que desaparezcan las fronteras entre las tecnologías físicas y las biológicas, lo cual conlleva  a grandes redefiniones en los conceptos de trabajo, de negocios, del modelo de recaudación tributaria y por supuesto del modelo educativo.

 

Definamos juntos la estrategia que nos permita compensar la destrucción de empleos por la robotización y la inteligencia artificial; asumir una nueva cultura de hacer negocios en las empresas; encontrar nuevos mecanismos de ingresos fiscales por servicios que se originan en compañías que se encuentran en la Nube; y claro está, nos vemos impelidos en reencausar la forma de educar a nuestros niños para enfrentar estos retos. En menos de una década, los niños de menos de 5 años dehoy en día, vivirán en un entorno de economía circular y en ciudades inteligentes. El empleo al que podrán acceder es desconocido. No podemos determinarlo a ciencia cierta ahora, pero sí sabemos que estarán vinculados al conocimiento.

 

Distinguidas autoridades presentes,

 

Nuestro interés en conocer y analizar los planes y programas de los candidatos a cargos electivos sobre el desarrollo industrial no es casual. Surge de nuestro entendimiento de que, si bien el sector privado es el motor de la actividad económica de nuestro país, no es posible impulsar políticas de desarrollo si las mismas no son diseñadas e implementadas por los actores públicos en consenso con los actores privados.

 

El papel que juegan las autoridades de una nación estrascendental en el devenir de los sectores productivos, por eso llamamos la atención a que hoy más que nunca es de gran importancia que nuestros políticos asuman los grandes desafíos latentes en el mundo.

 

Los  países líderes en la economía global son los que desde hace décadas han establecido agendas para enfrentar estos desafíos. Son países que nunca apuestan por la economía estacional. Producen bajo conceptos de eficiencia, de conexión entre universidades y empresas y el estímulo público se basa en potenciar sectores capaces de exportar una oferta de bienes y servicios cada vez más amplia.

 

Señoras y señores,

 

La Cuarta Revolución Industrial comprende un conjunto amplio de tecnologías de naturaleza disruptiva para los procesos, productos y modelos de negocio de la industria tradicional. Los cambios disruptivos afectarán a todos los sectores de la economía, no sólo al industrial.

 

Sin duda alguna, mostramos, como país, un desfase con respecto a los países que han decidido enfrentar estos desafíos. Este desfase se presenta a nivel estratégico en la prácticamente nula inversión pública y privada en Investigación, Desarrollo e Innovación; y en la escasez del talento laboral para las nuevas tecnologías.

 

Si no nos adaptamos a los cambios que trae esta Cuarta Revolución Industrial, si no abrazamos el cambio como la principal constante, y cambios disruptivos, el impacto será incalculable y nos veremos enfrentados a problema de prosperidad, disminuirá la contribución del sector industrial a la economía nacional, desaparecerán miles de empleos y empresas y nos veremos enfrentando constantes conflictos sociales, debido al incremento de la desigualdad y la exclusión.

 

Por otro lado, la preparación adecuada, como sector y como país, abrirá oportunidades para generar mayor productividad, mas exportaciones, mayor valor agregado, más empleos de alta cualificación y, en definitiva, un país con mayor competitividad, más oportunidades, una mayor inclusión social para las nuevas generaciones de dominicanos y dominicanas.

 

Amigos presentes,

 

Apelamos a la creatividad, a la innovación, pero también apelamos a aprender de las lecciones de las estrategias y acciones desarrolladas por países que han apostado al cambio y a su adaptación a la 4ta. Revolución Industrial. Estas estrategias y acciones son diversas, pero si les damos una pequeña mirada nos damos cuenta de que todas giran en tornoa cinco ejes centrales: La colaboración entre los sectores público y privado y sobre todo entre la academia y la industria; el fomento de la digitalización en las empresas; la asignación de fondos significativos para incentivar la investigación, desarrollo e innovación; la promoción de una cultura colaborativa y de calidad en las empresas; y la creación de sólidas estructuras de gobernanza que garanticen el cumplimiento de objetivos.

 

Podemos aprender de países como Alemania cuyas políticas públicas han jugado un papel destacado en el estímulo a la formación de redes de investigación y desarrollo; en la orientación de la manufactura digital hacia la interconexión de productos, cadenas de valor y modelos de negocio; en fortalecimiento del aprendizaje continuo de los trabajadores; en el reforzamiento de alianzas entre el sector público y el privado; y en la creación de fondos para financiar y apoyar la Industria 4.0.

 

Estados Unidos se ha focalizado en los últimos años en desarrollar el Programa de Manufactura Avanzada, que fue responsable de la orientación y aplicación de la estrategia en estrecha colaboración del gobierno con la industria y la academia, para orientar la investigación y la infraestructura hacia la nueva industrialización; creando incentivos financieros para atraer inversión, apoyar a las industrias para participar como proveedoras del Estado y que las mismas se integren activamente en cadenas de valor.

 

Estados Unidos buscoì consolidar un fondo de inversión de mil millones de dólares repartido entre el gobierno y el sector privado para organizar una red de investigación aplicada en manufactura avanzada.En 2014 lanzoì la iniciativa Manufacturing USA, una estructura organizativa de apoyo puìblico-privado para el desarrollo de la digitalización en la industria, el fomento a la investigación aplicada y el diseño de nuevas redes que faciliten la información y competitividad.

 

China aprobó en el 2014 el Plan General de China 2025, como estrategia de desarrollo para la fabricación en ese país. En el 2015 el gobierno lanza la iniciativa Made in China, con la intención de fortalecer el sector manufacturero, apostando por la manufactura inteligente y la consolidación de la industria 4.0. Con una proyección al 2050 de ser la Nación más industrializada del mundo.

 

En el 2017 el País Vasco lanzó el nuevo Plan de Industrialización “Basque Industry 4.0”, con el fin de guiar las actuaciones del gobierno en materia de política industrial. El plan asume el modelo de Industria 4.0, distinguiéndola como “una industria más competitiva en una economía del conocimiento”, con empleos de calidad y anclaje de actividades productivas. En el plan hay un compromiso explícito de acompañar a la industria vasca en la consolidación de la Cuarta Revolución Industrial, como fuente de competitividad, la estructura organizativa de la clusterizacioìn y la especialización inteligente.

 

Los ejemplos son numerosos y aspiramos a que República Dominicana sea uno de ellos.

 

Por ello, hemos insistido, con voz clara y sin dobles intenciones, que lo que hemos construido entre todos es bueno y podemos mejorarlo. También hemos dicho que, a pesar de los avances que hemos tenido, estamos rezagados ante esta Revolución Industrial. Requerimos con urgencia reaccionar. Necesitamos afirmar lo que estamos haciendo bien, corregir aquellas deficiencias que todavía constituyen retrancas para el avance de la producción y, sobre todo, empujar juntos, gobierno, academia, trabajadores, legisladores e industrias, la carreta que nos llevará hacia la 4ta. Revolución Industrial.

 

En todas las instancias de la vida pública reafirmemos lo que una vez expresó Kofi Annan “un gobierno eficaz, transparente, responsable y confiable, que actúe bajo el predominio de la ley, esa es la base de un desarrollo sostenible, no el resultado de éste”.

 

Colegas industriales, amigos y amigas,

 

La industria manufacturera dominicana siempre se encuentra enfrentada a retos y desafíos, pero nunca se amilana, ni se avasalla. Sentimos orgullo de cada una de las instituciones, empresas y hombres y mujeres que levantan su voz por ella, que se comprometen con ella y que cada día contribuyen para hacerla más fuerte. Este Almuerzo Anual de la AIRD sirve de escenario para agradecerles y honrarlos por sus aportes.

 

Permítanme concluir, pues, celebrando la merecida entrega en este año 2019, del Galardón a la Labor Institucional en Apoyo al Sector Industrial a la Comisión de Industria, Comercio y Zonas Francas del Senado de la República; del primer Galardón Nacional a la Industria Dominicana a Casa Brugal; y del Galardón al Mérito Industrial a don José Manuel Paliza.

 

Haciendo honor a quien honor merece.

 

Muchas gracias.

 

FUENTE: https://almomento.net

Administrador

admin@enews360.com

Somos un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo.

Sígueme: