Opinión

¡Seguiremos empantanados!

Mientras en República Dominicana no definamos una nomenclatura exacta de cuáles son los actos de corrupción y quiénes son los corruptos, seguiremos empantanados.

 Hace poco dijimos que una buena parte de los dominicanos somos honrados, pero no honestos. Hoy agregamos otra condición: no exhibimos una conducta íntegra en cuando al rechazo de diversas modalidades de corruptelas en los gobiernos, y otros estamentos de nuestra sociedad.

 Por ejemplo, no creemos que a la candidatura presidencial de Luis Abinader, como catapulta, le hacía falta el aliarse, entre otros, a Leonel Fernández y la Fuerza del Pueblo (LFP).

En nuestra política no debería darse  vigencia a líderes cuestionados, y mucho menos a ensayos políticos que, en realidad, son ventorrillos.

 Más que sumar, restan. Y, aunque se confundan con los demás, no es verdad que tuvieron capital incidencia en las pasadas elecciones municipales. El Partido Revolucionario Moderno (PRM), de todas maneras, hubiese salido airoso. No necesitaba de rémoras.

 Esto, en cuanto a lo político. De otro lado, el país, si es verdad que entró en una seria profilaxis para defenestrar la corrupción, no debería entender que los únicos corruptos son el funcionariado y los gobiernos de turno.

 Hay otros corruptos en diversos sectores; entre ellos, en las denominadas fuerzas vivas; dirigentes comunitarios, y hasta en periodistas y comunicadores. En estos grupos hay malas artes, pero se cubren entendiendo que el que no es anti-gobierno está fuera de “la gracia de Dios”.

 Por ejemplo, con frecuencia vemos a opinantes que machacan sobre episodios de la otrora izquierda, y todavía se precian de serlo (como si todavía nosotros no lo fuéramos, en potencia). Sin embargo, cuando se revisa sus trayectorias, hay toda una estela de corrupción ‘tumbes’ a instituciones, y holgura económica que no resisten el más simple análisis.

También, regularmente, vemos y oímos a no pocos fustigando al sector oficial y, sin necesidad alguna, hacen un alto para señalar que tal o cual funcionario “es mi hermano,” refiriéndose a otro que por omisión o comisión, también es corrupto.

Entonces, ¿en qué estamos?. Entendemos que por estas inconsistencias, seguiremos atascados.

fernando26.deleon@yahoo.com

JPM

FUENTE: https://almomento.net

Administrador

admin@enews360.com

Somos un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo.

Sígueme: