Opinión

El grito desesperado de las bases

En los últimos tiempos, el autor de este artículo ha sido testigo de excepción, voluntario o involuntario, en casi todos los procesos electorales que democráticamente se han producido dentro y fuera del PLD, mi antiguo partido, debutando ahora como candidato en la Fuerza del Pueblo.

Siendo actor de primera línea debo decir en estas cuartillas, que en todos mis recorridos, reuniones, charlas individuales o grupales con dirigentes y simpatizantes de ambos partidos, el común denominador de esas pláticas han versado, a propuestas de los dirigentes, alrededor del dolor que les ha producido la ruptura o fraccionamiento del PLD, que trajo como consecuencia la creación de La fuerza de Pueblo.

Las bases del PLD y de La Fuerza del pueblo están ahíto de las pugnas intestinas que se han venido protagonizando, en los últimos tiempos, entre los más encumbrados dirigentes del PLD y de la Fuerza del Pueblo. situación que ha corroído la cohesión, el amor, compañerismo y tolerancia que siempre había existido entre las distintas corrientes partidarias.

Parecería que los dirigentes medios y los presidentes de comités de bases no importaran o nunca han importado al momento de las tomas de decisiones trascendentales, las cuales tienen que ver con la vida institucional de su partido, más específicamente en los acuerdos o conciliámbulos intramuros que afectarían la retención, toma, pérdida o entrega del poder a otra organización política.

Lo cierto es que las bases, lo mismo que decir el pueblo llano, en su sabiduría, sabiendo que serán los más afectados ante el descalabro electoral que se avecina, son los primeros en exigir un acercamiento entre el Presidente Danilo Medina y el Presidente Leonel Fernández, porque, Aún cuando, las bases no manejan encuestas científica de intención de votos, son estos los que conocen la realidad política cruda y fotográfica, del posicionamiento electoral de sus partidos, en cada uno de los barrios, campos y comunidades de la demarcación política territorial, que de antaño, les ha correspondido dirigir.

Son estos valiosos hombres y mujeres que conocen de primera mano que la situación electoral de cara al mayo próximo, llevando como candidato al señor Gonzalo Castillo, no es la más halagüeña, y que en este estadio politico electoral se dirigen, aún haciendo todos los esfuerzos del mundo, a una derrota electoral humillante, realidad perfilada como insalvable, según el parecer de estos dirigentes que, con su sobrada experiencia de calle, son analistas empíricos, en el campo de operaciones de sus lugares de trabajos politicos.

Si Danilo y Leonel, líderes indiscutibles de las bases PLD-FP, asimilaron las enseñanzas del Maestro, han reconocer como verdad de perogrullo, que ellos no se pertenecen, sino que son parte de una casta especial escogida para defender a sus bases, seguidores o correligionarios, que ante ese deber sagrado, están obligados en este Momentum político, a hacer lo que le conviene a sus liderazgos, a las bases de sus partidos y al pueblo dominicano en su conjunto, entre lo que se encuentran, indefectiblemente los millones de ciudadanos que pertenecen a ambos partidos, militantes que, con devoción y entrega los aclaman en cada rincón del país.

Sin pasión alguna, hay que reconocer que, para Danilo la responsabilidad es mucho mayor, en función de su investidura de presidente de La República, por aplicación del principio de que: “la responsabilidad es proporcional a la jerarquía política” y ser jefe de Estado, constituye el más alto honor que un pueblo entrega, al Más conspicuo de entre sus iguales, tal condición lo convierte en el hombre más informado de pais, sabe como el que más, que las bases le están pidiendo, unos a gritos desesperados y otros de modo muy quedo, por el temor a ser cancelados, la realización de un gran acuerdo político-electoral con Leonel Fernández, no sólo por el mero hecho de la Victoria segura que tal acuerdo acarrearía, sino para salvar el honor y el prestigio de la obra cumbre de Don Juan que, aunque ha desviado un poco el rumbo y desnaturalizado su esencia, sigue siendo el legado de Don Juan.

El añorado acuerdo electoral PLD-FP, requerido por las bases, evitaria que con Gonzalo como candidato el PLD se dirija a un despeñadero electoral vergonzante, donde los contrarios ganadores, no lo respetarían como fuerza política y borrarían al PLD y su dirigencia del mapa electoral por largo tiempo.

El Clamor lacera el alma..los gemidos aterradores doblegan al más insensibles de los mortales; las bases se lo piden a gritos a ambos líderes, pero en gran medida a Danilo, por la relevancia de su cargo y liderazgo probado.

Ahora bien, si por rebatiñas emocionales desdeñan el clamor retumbante y sentido, de aquellos que buscan los votos, que sepan que han de prepararse, en estos dos meses venideros, para ver armarse en todo el país la rebelión históricas de las bases, que quieren seguir en el Poder, sirviendo a su país, cuidando el sustento de sus familias, y lo verán,  sin miedo que lo cancelen, inclinarse por quien le garantice el salario decoroso de sus familias, y ese, en este crucial momento, tiene nombre y apellido, se llama Leonel Fernández.

JPM

FUENTE: https://almomento.net

Administrador

admin@enews360.com

Somos un portal de noticias en línea o periodico en linea con fuente de contenidos técnicos y digitales para nuestra audiencia en Republica Dominicana y el mundo.

Sígueme: