Sociales

El Gobierno, a contratiempo con la reforma fiscal

En las últimas semanas el tema de una reforma fiscal ha sido el principal en el escaparate público.

Y ha ido trillando un camino que entre las intenciones del Gobierno, de una reforma para ampliar sus recepciones de recursos, y un pacto fiscal que lleve a todos los implicados a una mesa de conversación y negociación, como ha sido establecido en la Estrategia Nacional de Desarrollo.

La propuesta de reforma fiscal estaba supuesta a ser debatida durante el marco del dialogo de las reformas convocado por el Poder Ejecutivo, sin embargo durante la última reunión, el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza, dijo que por "razones de tiempo" el Gobierno central no contemplaba que el tema de la reforma fiscal sea debatido en una de las mesas de trabajo del Consejo Económico y Social (CES).

La idea que manejan las autoridades es que el presidente Luis Abinader se la presentará a los principales actores políticos y sociales con el fin de socializar las medidas que proponen. 

"Aunque esa era la posición inicial del Gobierno, por razones del tiempo, el presidente Luis Abinader visitará de manera directa a cada uno de los actores del diálogo de las reformas para presentar la idea", expresó Paliza en el diálogo.

A la fecha, el mandatario no ha iniciado con esas visitas ni se tiene una fecha prevista para el mismo. Paliza diría una semana después que el Gobierno "oportunamente" tocará ese tema.

"Yo creo que es prudente mantener la línea de comunicación que el propio vocero de la presidencia ha dado... esperemos de forma consecuente, que el Gobierno dominicano a través de los órganos correspondientes pueda discutir e iniciar esa conversación, que no lo ha hecho", agregó el funcionario.

En ese periodo, un documento acerca de la posible propuesta de esa reforma “se filtró” con el contenido de varios de los supuestos nuevos gravámenes que el Gobierno ha contemplado. El rechazo no se hizo esperar: fueron catalogados de “injustos” para la clase media y aumentó proporcionalmente la taza de rechazo a la posible aplicación de la misma.

Aunque el vocero de la presidencia, Homero Figueroa, diría que esa no es ni será la propuesta que estaría presentando el Gobierno para su posterior aprobación en el Congreso Nacional, las críticas no cesaron e incluso varios empresarios expresaron públicamente su desacuerdo hacia la imposición de la misma.

Entre ellos, la Asociación de Industriales de la República Dominicana (AIRD) quienes mediante un comunicado señalaron que no es el momento para una “reforma fiscal apresurada”, la cual pondría un freno y constituiría un obstáculo para la recuperación económica del país tras el embiste de la pandemia del coronavirus (Covid-19).

“Es necesario poner fin al cortoplacismo en materia fiscal y acogernos al mandato de la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo que indica que el Consejo Económico y Social es el espacio para la discusión y concreción de pactos entre las distintas fuerzas económicas y sociales que permitan la adopción de políticas que, por su naturaleza, requieren un compromiso del Estado y el concurso de toda la nación, como lo es el Pacto Fiscal”, indicaron en el documento de prensa, hecho público durante el transcurso de esta semana.  

Conscientes de que el tema ha sido impopular en la población, los dirigentes del opositor Partido de la Liberación Dominicana (PLD) se mostraron en contra de que el Gobierno aplique una nueva reforma fiscal y tributaria en el país asegurando que "aún no es tiempo" debido a la crisis económica que afecta el país luego de la llegada del Covid-19.

"Evidentemente no es momento, este es un momento donde aún falta por recuperar alrededor de 200 mil empleos que se perdieron durante la pandemia, el sector industrial y comercial, el sector de turismo están iniciando un proceso lento de recuperación y esa reforma sería un golpe mortal tanto a la clase media como a esos sectores", explicó el senador por la provincia Barahona y miembro del comité político del PLD, José del Castillo Saviñón.

El sector religioso también se ha expresado en torno al tema y el obispo de la diócesis Nuestra Señora de La Altagracia de Higuey, Jesús Castro Marte, expresó que una “presión tributaria inequitativa” podría vulnerar el avance de la economía nacional.

“Los impuestos progresivos siempre han lesionado a la clase media. Una presión tributaria inequitativa puede vulnerar la pujanza económica nacional. Los generadores de riquezas tienen que ser conscientes de su rol y dar el primer paso”, argumentó el obispo a través de su cuenta de Twitter.

La propuesta estaría cerca de ser presentada

Con todo y que Abinader aún no ha fijado fecha para iniciar sus diálogos directos con todos los sectores del país, la sensación es que una propuesta de reforma fiscal estaría siendo presentada pronto ante el Poder Legislativo.

Y esto es interesante porque el Gobierno aún debe discutir el presupuesto del Estado para el año 2022, depositado ante el Congreso Nacional, y al que se le prevé encontrará resistencia de la oposición por los préstamos consignados.

Ese proyecto fue construido por valor de más de un billón de pesos y en él se reducen las asignaciones a 12 ministerios del país.

Justo en la mañana del viernes, el director general de Presupuesto, José Rijo Presbot, en un encuentro con editores y periodistas del área económica, indicó que la reforma fiscal será presentada antes de finalizar el año y enfatizó que “nadie quiere que le pongan impuestos, ni al Gobierno le gusta tener que ponerlos”, pero que existe una necesidad de financiamiento de los ingresos que es real para poder cumplir las demandas sociales.   

Rijo Presbot reconoció la probabilidad de que el Gobierno presente una Adenda al Presupuesto General del Estado ante una aprobación de la reforma.

La tarde de ese mismo día se realizó un encuentro entre el jefe de Estado y los miembros de su gabinete (directores y ministros), sin embargo Figueroa dio a conocer que ese tema no se trató durante la reunión; pero a pesar de esa declaración, la presencia del diputado Alfredo Pacheco y el Senador Eduardo Estrella, que son los presidentes de ambas cámaras legislativas, a la espera de que se someta el proyecto de reforma, dieron la impresión contraria.

Por igual, ambos estuvieron sentados en la mesa principal junto a Abinader, la vicepresidenta y el ministro de Hacienda, José Manuel (Jochi) Vicente.

Tras finalizar esa reunión, y ya en horas de la noche del viernes se vio a los representantes de la Asociación de Industrias en el Palacio Nacional: Circe Almanzar y Celso Marranzini permanecieron por más de una hora con funcionarios del gobierno, próximo al despacho del Presidente.

No se comunicó ni el tema que trataron, ni tampoco si se reunieron con Abinader; estos evitaron conversar con la prensa y abandonaron la casa de gobierno utilizando la escalinata ubicada en el pasillo contiguo al despacho del presidente.

El seis de octubre, el presidente la Cámara de Diputados dijo que en el hemiciclo están a la espera de la presentación de dicha reforma y que les fue informado que durante este mes de octubre iban a estar en proceso de discusión en ambas cámaras legislativas.

FUENTE: https://listindiario.com

Administrador

admin@enews360.com