Nacionales

El director de RESIDE calificó como “una decisión política” su desvinculación del cargo, tras haber denunciado el deterioro de los servicios en el centro

El director del Centro de Atención Psicosocial y Desarrollo Humano (RESIDE) calificó ayer como “una decisión política” su desvinculación del cargo, tras haber denunciado el deterioro de los servicios en el centro por la falta de apoyo de las autoridades sanitarias.

La carta de desvinculación entregada al psiquiatra José López Mena tiene fecha del  24 de agosto pasado, pero la recibió un día después de una entrevista para LISTÍN DIARIO en la que expuso sus quejas por las precariedades en el centro. 

El especialista denunció desvinculaciones de personal en áreas vitales para garantizar servicios eficientes a los usuarios, deficiencias en la entrega de medicamentos y suspensión de programas, como un huerto usado para terapia ocupacional.

Reveló que temprano  a la mañana de ayer se presentaron a la sede de RESIDE la directora de salud mental del Servicio Nacional de Salud (SNS), Francis Báez, y Miguel Guzmán, supervisor en la gerencia del área de salud a la que pertenece el centro, acompañados de unas 20 personas, para comunicarle la decisión.

Entrevistado por este diario, lamentó que se politicen los servicios de salud, indicando que solo denunció una situación real de afectación de programas por falta de personal.  Detalles de anomalías

Precisó que necesitando de más psiquiatras para brindar servicios en esa especialidad, hay una profesional del área con nueve meses de haber sido nombrada, pero nunca ha asistido a brindar consultas. 

Igual dijo ocurre con una médico nutricionista. 

López Mena indicó que ni siquiera le dejaron un nombramiento como psiquiatra en otro lugar, como se estila, para que continúe brindando servicios en el Estado. 

El cesanteado director de RESIDE, quien estaba ofreciendo solo consultas de psiquiatría por falta de personal, precisó que fueron canceladas doce citas, debido a su ausencia.

El profesional de la conducta dijo que pese a su cancelación espera que mejore la situación imperante en el centro para beneficio de los residentes en La Nueva Barquita y sectores aledaños. 

Preservar la salud mental

“Ojalá que no muera el centro y sea preservada la salud mental, psicosocial y comunitaria que ofrece a personas de escasos recursos”, declaró.

Consideró que da mucha pena, tristeza y vergüenza que se politice la salud mental en el país, pues motivaron su desvinculación del centro con el argumento de que “no estaba haciendo nada”, cuando es todo lo contrario, ya que trató de mantener la calidad de los servicios, pese a las limitaciones que enfrentó.

López Mena argumentó que, pese a su desvinculación de RESIDE, “me alegraría mucho ver el programa corriendo para lo que realmente fue creado”.   Desorden en sector salud

El especialista manifestó que si lo desvincularon desde el pasado 24 de agosto, como dice la carta, pero le entregaron el documento ayer, eso habla mucho del desorden que prevalece en el sector salud.

Estimó que fue un acto de retaliación por la situación expuesta en la entrevista para LISTÍN DIARIO.

“Le auguró el mejor de los éxitos a quien tenga la fortuna de ocupar mi posición, esperando que lo haga con la mejor entrega social, clínica y humana que nos caracteriza como centro”, posteó también López Mena en un mensaje de despedida por redes sociales.  

Enclavado en el corazón de “La Nueva Barquita”, en el municipio Santo Domingo Norte, RESIDE fue inaugurado el 18 de febrero de 2019, como un hospital de día para residentes en ese sector y otros aledaños, por iniciativa del desaparecido Despacho de la Primera Dama que dirigía Cándida Montilla de Medina, pero desde hace dos años está bajo la responsabilidad del SNS.  

Datos

Aportes

El Centro fue  inaugurado el 18 de febrero de 2019, concebido para  aportar a la reinserción familiar, social y laboral de ciudadanos con alguna condición mental. 

Cuenta con una infraestructura de dos niveles, divididos entre el área administrativa y médica (consultorios, farmacia, espacios de terapia ocupacional, grupal),  un huerto, capilla, comedor, salón de reuniones, salón multiuso y jardín, en un espacio de en 1,667 metros cuadrados.

Está ubicado en la  Nueva Barquita, Santo Domingo Norte. Este centro terapéutico  siempre fue visto como un respiro para la población dominicana que necesita de atención sicosocial y terapéutica.

FUENTE: https://gentetuya.com

Administrador

admin@enews360.com